top of page

¿Tu hijo te desobedece?

Actualizado: 11 nov 2023

La desobediencia en los niños es un tema que a menudo preocupa a las madres y padres.

Vamos a darle la vuelta a la tortilla.


Seguramente te preocupa si estás criando a tus hijos de manera adecuada y si les estás enseñando a respetar las reglas y límites.



¿Y si te dijera que la desobediencia en realidad puede ser beneficiosa para tus hijos?



Un momento, reflexiona.


And open you mind.



¿Realmente quieres que tu hijo te obedezca en todo?

¿En todo?


Imagínate a tu hija de aquí a 25 años.

¿La ves?


¿Te la imaginas cómo una empleada complaciente y que asiente todo lo que le dice su jefa?




Yo me la prefiero imaginar como una emprendedora de éxito y CEO de una empresa que aporte valor a muchas personas mientras tiene las cosas claras y no se deja ningunear por nadie. Lo mismo yo soy el raro.


Mira, te voy a dar unos cuantos puntos. Lo de convencerte o no es cosa tuya, yo solo trato de darte otro enfoque para cambiar mirada y sufras menos: la desobediencia puede ser una herramienta valiosa en la crianza de los hijos y verás cómo puedes aprovecharla de manera positiva.


Es importante tener en cuenta que la desobediencia en sí misma no es necesariamente buena o mala. Depende del contexto en el que se produce y de la forma en que se aborda.




En lugar de demonizarla, podemos aprender a verla como una oportunidad para el crecimiento y el aprendizaje. Cuando los niños desobedecen, están tomando decisiones y aprendiendo a explorar su mundo de manera independiente. Esto les ayuda a desarrollar su sentido de la autonomía y la independencia, que son habilidades importantes que les servirán bien a lo largo de sus vidas.



Además, la desobediencia también puede ser una señal de creatividad y curiosidad. Los niños que desobedecen a menudo están tratando de encontrar nuevas formas de hacer las cosas o de explorar su entorno de una manera diferente. Esto puede estimular su hemisferio, lo que puede ser una gran ventaja para ellos en la vida adulta.


Otro beneficio de la desobediencia es que enseña habilidades importantes de resolución de problemas. Cuando los niños desobedecen, a menudo se encuentran en situaciones en las que necesitan encontrar una solución. Esto les enseña habilidades de pensamiento crítico y resolución de conflictos que les serán útiles en muchos aspectos de la vida.



Por supuesto, también es importante señalar que la desobediencia no debe ser fomentada como un comportamiento deseable en todos los casos. Los niños también necesitan aprender a seguir instrucciones y a respetar los límites y las reglas. Es importante encontrar un equilibrio y enseñar a los niños cuándo es apropiado desobedecer y cuándo es necesario seguir las reglas.


Entonces, ¿cómo podemos aprovechar la desobediencia de manera positiva en la crianza de nuestros hijos?



Aquí hay algunos consejos prácticos:


  • En lugar de regañar / castigar a tu hijo por desobedecer, tratar de entender por qué lo hizo. A veces, la desobediencia es simplemente una señal de que tu hijo necesita más autonomía y libertad para explorar su mundo. En lugar de restringir su libertad, considera formas de darle más control y responsabilidad.

  • Ofrece opciones limitadas en lugar de órdenes directas. En lugar de decirle a tu hijo que haga algo de una manera específica, ofrécele dos opciones limitadas a escoger / al gusto. Esto le da a tu hijo una sensación de control y autonomía, mientras aún estás guiando su comportamiento.

  • Celebra la creatividad y la curiosidad de tu hijo. Si tu hija está buscando nuevas formas de hacer las cosas, trata de alentar y apoyar su creatividad en lugar de desanimarla. Pregúntale sobre sus ideas y ofrécele oportunidades para explorarlas de manera segura y apropiada.


  • Enseña, a la vez, a tus hijos la importancia de seguir las reglas y los límites. Es importante que los niños comprendan que las reglas y los límites existen por una razón y que es necesario respetarlos. Pero también es importante que aprendan a cuestionar las reglas cuando sea necesario y a encontrar formas creativas de solucionar problemas.

  • Practica la comunicación efectiva. En lugar de gritar o castigar a tu hijo por desobedecer, trata de mantener la calma y comunicarte de manera efectiva. Pregúntale por qué desobedeció y trata de entender su perspectiva. Luego, explícale tus preocupaciones y trabaja juntos para encontrar una solución.



Ahora ya lo sabes, la próxima vez que te desobedezca, pensarás en otras opciones y te reirás pensando como tus hijos NO van a ser esa complaciente administrativa o ese indulgente cajero de súper. Te vendrá a la cabeza esa empresaria empoderada y de éxito o ese chico sin corbata que no tiene necesidad de aprobación.


Educar va de brindar distintas herramientas a tus hijos, no de decir qué herramientas deben de utilizar en cada momento. Feliz día Iván Martínez *** Escribo cada día un aprendizaje para madres y padres con hijos. Día que no estás dentro, aprendizaje y reflexión que te pierdes. *Suscríbete a la Japiletter

Commentaires


bottom of page