top of page

Por qué mi hijo siempre me quiere llevar la contraria.

Actualizado: 18 dic 2022


¿No sabes qué hacer con tu hijo? ¿Sientes que, digas lo que digas, siempre hace lo contrario? Si es así, no estás sola. Muchas madres se sienten así en algún momento. Pero hay esperanza. tranquila. Juntos exploraremos algunas de las razones por las que los hijos pueden hacer lo contrario de lo que sus madres les dicen - y cómo superarlo.





¿Tu hijo se comporta mal porque siente que no le escuchas?


Es frecuente que los niños se porten mal cuando sienten que sus padres no les escuchan o no les prestan atención. Puede ser frustrante tanto para los padres como para los hijos, pero si te toma el tiempo necesario para escuchar de verdad lo que dice tu hijo, a menudo se pone de manifiesto una necesidad mayor que hay que abordar. Esto puede ayudar a abrir una conversación y proporcionar una oportunidad para la conexión, lo que a su vez puede reducir el comportamiento inadecuado y conducir a interacciones más positivas entre padres, madres e hijos. No subestimes el poder del reconocimiento; ¡podría bastar para romper el ciclo del mal comportamiento!







¿Eres demasiado estricta con él y no le das suficiente libertad para expresarse?


Como madre, es importante proporcionar a los niños una educación emocional que fomente la autoexpresión. Demasiado rigor y poca libertad pueden provocar futuros problemas de salud mental y dificultades para establecer relaciones positivas. Es esencial que entiendas por qué tu hijo necesita educación emocional, qué significa para él y cómo puede ayudarle a que se sienta cómodo expresándose de forma saludable. Proporcionándoles la educación emocional y el grado de libertad adecuado, los niños aprenderán a actuar consigo mismos y con los demás en diversas situaciones, lo que les permitirá llevar una vida emocional sana cuando sean adultos.





Tal vez esté pasando por una fase en la que quiere afirmar su independencia.


Si siente el deseo de ser más autónomo, es perfectamente normal y comprensible. La libertad de tomar tus propias decisiones puede ser una fuente de autorrealización y empoderamiento. Sin embargo, es importante no olvidar los beneficios de la interdependencia. Contar con apoyo externo puede reducir el estrés y permitirnos aprovechar los conocimientos y la experiencia colectivos de nuestros compañeros. Lograr un equilibrio entre autonomía e interdependencia puede ser clave para el éxito en la toma de decisiones y las oportunidades de crecimiento. Dejar de lado parte de la autonomía no tiene por qué verse como una renuncia total, sino como una oportunidad para colaborar con otros amigos con el fin de alcanzar un resultado beneficioso para ambas partes implicadas.







También puede ser que no entienda lo que le dices y necesite más explicaciones.


Cuando la comunicación se vuelve confusa, es muy posible que no esté comprendiendo lo que le dices. En lugar de repetir lo mismo una y otra vez, intenta explicárselo en otros términos, de otra forma.

El vocabulario es muy limitante y su percepción es distinta a la tuya. Cambiar el lenguaje o incluso los ejemplos que utilizas para explicar el tema podría ayudarle a entender mejor lo que dices y facilitar la comunicación en el futuro. Ofrécele múltiples ángulos y perspectivas para que se sienta cómodo expresándose. Con el tiempo, esto garantizará que tanto tú como tu hijo os comuniquéis eficazmente y os entendáis mejor. ¡Prometido!






Sea cual sea el motivo, intenta mantener la calma y la paciencia cuando te comuniques con tu hijo.


Siempre, siempre, siempre. Cuando te comunique con tu hijo, intenta mantener la calma y la paciencia. Recuerda eres su figura de referencia. Su mázimo influencer. Esto es especialmente importante cuando se habla de temas delicados, ya que puede tratarse de un entorno cargado de emociones. Conseguir un ambiente tranquilo ayuda a garantizar que tu hijo escuchará y asimilará el mensaje, al tiempo que le brinda la oportunidad de expresar su opinión sincera de forma respetuosa. De este modo, fomentarás un diálogo abierto entre tú y él, que propiciará una mejor comprensión mutua y fortalecerá la relación entre madre e hijos.



Tranquila tus hijos no son los raros ni tú eres una mala madre. La falta de comunicación efectiva, las ganas de llevar la contrario y sublevarse. La repentina independencia son normales. Sea cual sea el motivo del mal comportamiento de tu hijo, es importante mantener la calma y la paciencia cuando te comuniques con él. Gritarles o castigarles sólo empeorará las cosas. Palabra. En lugar de eso, intenta escucharles y comprender su punto de vista. Una vez que comprendas mejor cual es la causa del problema, podréis trabajar juntos para encontrar una solución.




*Por último, cosas que te interesan.


留言


bottom of page