top of page

Cómo desarrollar la resiliencia en niños.

Actualizado: 23 oct 2022

Según la RAE:

resiliencia

Del ingl. resilience, y este der. del lat. resiliens, -entis, part. pres. act. de resilīre 'saltar hacia atrás, rebotar', 'replegarse'.

1. f. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.




¿Qué significa que un niño sea resiliente ?


Los niños resilientes tienden a recuperarse más fácilmente de los retos y desafíos, tienen otro mindset, la mentalidad de crecimiento y aprendizaje, donde vuelven a intentarlo, se levantan y aprenden en el camino.


Con confianza, coraje y buena autoestima , los niños entran en la preadolescencia, adolescencia y la edad adulta con la capacidad de enfrentarse y crecer a partir de los continuos retos y desafíos que les pone la vida.


No es fácil crear una mentalidad resiliente en los niños pequeños. Cuando no tienen cierto juguete o no pueden hacer algo rápidamente, se pueden frustrar al instante y explotar de rabia e ira.


Ayudarlos a afrontar esos pequeños fracasos o dificultades puede tener un valor incalculable a medida que vayan creciendo.


Entrenarles en la mentalidad de crecimiento puede ser una de los mejores regalos que les puedas a hacer.


Que vean que los errores y fracasos son solo parte una parte del camino hacia el éxito .


Tu hijo puede aprender a desarrollar la resiliencia, pero con tu ayuda.

Tener un adulto en quién apoyarse cuando las cosas van mal es el primer paso para desarrollar la resiliencia.

Esto puede parecer contrario a la intuición, pero hay que recordar que los niños pequeños simplemente necesitan que los adultos los ayuden a comprender cómo resolver problemas a medida que los tienen.






¿Cuáles son las características de un niño resiliente?


Un niño resiliente es aquel que tiene la capacidad de recuperarse de situaciones difíciles, hacer frente a la adversidad y manejar sus niveles de estrés.


Algunas de las características de un niño o niña o niñe resiliente:


- Tienen una alta autoestima y confianza en sí mismos.

- Tienen una visión positiva de la vida.

- Son capaces de mantener buenas relaciones con los demás.

- Pueden valerse por sí mismos sin depender de los demás



¿Cómo podemos apoyar el desarrollo de la resiliencia de los niños?


Como ya se ha mencionado un niño resiliente puede describirse como alguien que tiene la capacidad de adaptarse y manejar su salud emocional, incluso cuando se enfrenta a situaciones difíciles. Esto incluye poder recuperarse de la adversidad, experimentar contratiempos sin sentirse como un fracaso y tener una sensación de control sobre su vida.


¿Qué necesitamos? -Desarrollar la inteligencia emocional

-Validar sus emociones como personas cuidadoras

-Autoconocimiento y confianza, base para una vida éxitosa

-Apoyo y conexión familiar, basada en la escucha activa y la empatia.






Las 5 mejores técnicas de desarrollo de resiliencia para niños



1) Resiliencia ambiental: se trata de encontrar el entorno adecuado para que se puedan sentir seguros, protegidos y cuidados.


El contexto y ambiente en el que se mueve el niño es un factor muy importante en la forma en que enfrentamos la adversidad. Necesitan estar rodeados por un entorno adecuado para que se sientan seguros.


Hay muchos estudios que han descubierto que la naturaleza tiene un efecto positivo en nuestra salud mental. Nos muestran que pasar tiempo en la naturaleza nos hace más resistentes, más felices y menos estresados.


Los niños que crecen en áreas urbanas tienen menos probabilidades de desarrollar habilidades de resiliencia desde el principio porque no están lo suficientemente expuestos al mundo natural (¡así que ya sabes, a mudarse a la montaña!)



2) Desarrollar la inteligencia emocional.

¡Vigila, eres un/a Influencer 24/7!


En este caso, somos los mejores ejemplos para nuestros hijos, hasta los 7 años, solo hacen que copiar nuestras conductas. No se fijan tanto en lo que decimos si no qué hacemos y cómo lo hacemos.


La inteligencia emocional no se trata solo de poder leer mejor a las personas. También se trata de ser capaces de manejar nuestras propias emociones y las emociones de los que nos rodean.


Es importante que los niños desarrollen habilidades de inteligencia emocional a una edad temprana. ¡Cuánto antes mejor!

Esto les ayudará a manejar mejor sus emociones y comprender cómo se sienten las personas de su alrededor.








3) Crear una rutina antes de irte a dormir: el sueño es fundamental para la salud física y mental.


No se enfatiza lo suficiente pero sí queremos niños sanos por dentro también tienen que ser niños sanos por fuera. El sueño y la alimentación es básica para que su cuerpo pueda tener la energía necesario para realizar las tareas del día.


Establecer una hora para acostarse y cumplirla. Esa es la rutina, cada día lo mismo. Sin excusas

Un niño pequeño o en edad preescolar debe dormir entre 12 y 14 horas cada noche. Esto significa que deben acostarse a más tardar a las 8:00 p. m. Levantarse a la misma hora todos los días también ayudará a promover el sueño.


Es importante que las personas cuidadoras recuerden que deben asegurarse de que su hijo se acueste cuando esté cansado, no solo cuando sea hora de irse a la cama.

Esto les ayudará a descansar lo suficiente y evitar problemas de fatiga en el futuro.

Estos pequeños hábitos ayudarán a estimular su Inteligencia Emocional en pro de ser un niño más resiliente.



4) Desarrolla hábitos saludables conjuntamente.


Se da por hecho que las personas cuidadoras son una parte activa en la vida de sus hijos. Esto significa no solo satisfacer sus necesidades, sino también enseñarles cómo cuidarse a sí mismos.


Recuerda que tú eres su modelo y ejemplo, 24/7.


Es importante que las personas cuidadoras enseñen a los niños hábitos saludables desde una edad temprana. Por ejemplo, si el niño tiene problemas para construir ciertas rutinas o hábitos es importante exponerle a ellas más a menudo hasta que las pueda realizar por su cuenta. Esto le enseñará independencia al niño y le ayudará a desarrollar hábitos más saludables a medida que crezca.



5) Entrenamiento de la flexibilidad cognitiva.


(Nos ponemos un poco más técnico)


O lo que es lo mismo, no hagas siempre lo mismo si quieres obtener resultados diferentes.


El entrenamiento de la flexibilidad cognitiva es una habilidad importante que las criaturas deben aprender. Es la capacidad de pensar en un problema desde múltiples perspectivas y encontrar nuevas soluciones es clave en el mundo actual.


Ya lo decía Einstein: no se puede resolver un problema desde el mismo nivel de conciencia que se creó”


Debemos exponer a los niños a distintas situaciones y problemas y mostrarles las pautas adecuadas para que puedan descubrir por ellos mismos otras soluciones distintas.









*Por último, cosas que te interesan.

-Los diarios que están revolucionando los hogares.







Comentários


bottom of page